A la hora de elegir material promocional hay varios factores a tener en cuenta, como mínimo, :

  1. Precio del objeto promocional
  2. Duración del impacto
  3. Utilidad del objeto
  4. Relación del objeto con nuestra marca

Analiza todos los objetos promocionales como mínimo compitiendo en esos aspectos, y tantos otros como se te ocurran.

 

El mejor regalo promocional es aquel que estará presente en la vida del cliente, para ello debes evaluar si quieres construir marca o aumentar tus pedidos de una manera directa, si quieres que el objeto esté presente en la oficina del cliente o en su hogar, …

Los regalos de empresa establecen vínculos con el cliente, y no es lo mismo un regalo que sea útil para la oficina que para la casa.

¿ No se le puede pedir demasiado a un objeto en el que invertimos una media de 4 Euros? Depende, como en casi todo, el análisis es la mejor inversión.

Por ejemplo, e igual digo un disparate, pero es solo una idea.: un imán de nevera con un slogan que diga: “Normas de la casa: reir 3 veces al día, como mínimo” es posible que acabe en la nevera de tu cliente ¿ has calculado cuántas veces al día la abre?

No es necesario que escribas en todas las esquinas del imán: mensaje patrocinado por mi, si el imán es divertido se acordará de ti, no te preocupes. Tú conoces bien a tus clientes, piensa en cómo sorprenderlos.

Este tipo de “juegos” te permite iniciar una serie de imanes con leitmotiv: Normas de la casa, por ejemplo, que puede ir aumentando con el tiempo, es más puedes hacer un concurso por email con los clientes para que voten los próximos slogans.

Por supuesto que es fundamental tener regalos básicos tipo: libretas, bolígrafos, …, no deben faltarte ese tipo de material, además es barato y puedes comprar grandes series porque es un stock que no caduca.

Ve un paso más allá, sorprende en cada ocasión con un detalle,

si te ganas una reputación de que tus regalos siempres sorprenden, más allá del precio, ten por seguro que pasar por tu Stand será una obligación.

El producto promocional cumple dos objetivos: “product placement” o “brand placement” y fidelización. Elige o combina, si yo tuviese que elegir preferiría siempre el marketing relacional, si fortalezco mi relación con el cliente fortalezco mi marca.

Truco para elegir un buen regalo promocional:

Sabes que la mayoría de los regalos promocionales acaban en el cuarto de juegos de los niños, si ya lo sabes, si lo tienes claro, anticípate.

Muchos de los clientes que te visitan tienen hijos, cuando los clientes vuelvan a sus casas seguro que han cogido todos aquellos regalos que les puedan gustar a sus hijos, es más, si no es la primera feria a la que van sus hijos estarán esperando los regalos.

Elige entre los objetos promocionales uno específico para ellos, pregúntale a tu cliente si tiene hijos y en el caso de que así sea saca de un cajón un detalle específico para ellos, eso fortalecerá los vínculos con el cliente, sobretodo si procuras preguntarle al volver a casa si le gustó el regalo a los niños.

Sé honesto, si sólo lo vas a hacer por motivos económicos, si realmente no te produce la más mínima satisfacción que una persona haga feliz a sus hijos, más allá de que sea un cliente, y sólo piensas en venderle, venderle, venderle, …, se te verá el plumero, la buena intención de un acto de generosidad es fundamental para que sea eficaz.

Karla Blanco Galarza

:job en neventum

www.neventum.com